All About Gillian

Coming Soon : Viceroy's House, We, American Gods, Squadron 42, Crooked House, UFO…

S Moda (2014)

Saturday 19th July

 


Gillian Anderson, todo un ‘Expediente X’

La actriz no quería hacer televisión y la famosa serie de los 90 la condenó al éxito. Tras un retiro parcial, ha renacido, más sofisticada pero igual de escurridiza en The Fall.
BRENDA OTERO Y CRISTINA PÉREZ-HERNANDO (REALIZACIÓN) 19 DE JULIO DE 2014 07:14 H.

Hay algo en ella de heroína de Hitchcok. La elegancia, la mirada inquisitiva, una aparente frialdad que esconde volcanes. Resulta hipnótico observar cómo posa ante la cámara Gillian Anderson (Chicago, Estados Unidos, 1968). Lo mismo que sucede en su trabajo como actriz, transmite mucho haciendo poco. Desde que Gillian Anderson nos conquistó como la pelirroja y escéptica agente del FBI Dana Scully en la serie Expediente X, ha sido considerada una intérprete de culto. Enigmática y difícil de clasificar.

Después de nueve años y 202 episodios en uno de los programas con más éxito mundial, se marchó a Londres. En parte por amor y en parte porque se quedó prendada de la ciudad cuando vivió en ella de niña junto a sus padres. Allí tuvo hijos, se casó dos veces, se separó otras tantas y trabajó haciendo teatro. Seguimos su rastro a través de adaptaciones televisivas de novelas de Dickens, entre otras, y películas como El último rey de Escocia y Shadow Dancer.

No había desaparecido completamente de la faz de la fama, pero se la echaba de menos. A los 45 años, Anderson está experimentando un renacer en popularidad. Ella es la protagonista de la aclamada serie de la BBC The Fall, cuya segunda temporada se estrenará en otoño y que compagina con su presencia en otros programas de televisión estadounidenses como Crisis y Hannibal.

La pequeña pantalla le ha dado todo profesionalmente, pero empezó en ella por casualidad. A los 21 años, desde Chicago, se trasladó a Nueva York. En la Gran Manzana se curtió en los escenarios mientras se ganaba la vida de camarera. Pero se enamoró de un tipo de Los Ángeles. Fue a visitarlo y se quedó –siempre ha terminado mudándose siguiendo a su corazón–. Y, tras hacer un casting paraExpediente X, se encontró interpretando a uno de los personajes más emblemáticos de la historia. «Nunca fue mi intención trabajar en la televisión», explica Anderson con voz grave y acento entre estadounidense y británico. «Sucedió así y tuve que entablar amistad con el medio».

Dos décadas de ‘Expediente X’. El fenómeno televisivo de los años 90 abonó el terreno para el éxito de la cadena HBO y la edad de oro de las series. «Todo ha cambiado mucho. Cuando empecé, era muy diferente. La oferta era reducida, no había tantos canales y la programación solía ser cutre para nuestros estándares actuales. Tuve la suerte de formar parte de una serie que abrió las miras. Desde entonces, el medio empezó a transformarse y ahora resulta que recibe muchísimo dinero. Con los fondos llegó la diversidad de la que disfrutamos ahora».

Todavía hoy observa el enorme éxito de la pequeña pantalla con sentimientos ambivalentes. En el plató de Expediente X se enamoró del director de arte de la serie, su primer marido, y se quedó embarazada. Pero tuvo que volver al trabajo 10 días después de dar a luz. Durante una década, dedicó su vida a la caja catódica: «El peso recaía sobre dos actores, grabábamos 22 episodios a la semana. Eso es demasiado. No hacía mucho más aparte de trabajar. Y mi hija creció en el tráiler, algo que nunca habría deseado. Después de eso supe que, si aceptaba otro papel en una serie, tendría que ser corta y como parte de un elenco de actores, para así poder estar presente en mi vida como madre». Anderson tiene una hija de 18 años, Piper, y dos hijos de 7 y 5, llamados Óscar y Félix.

Pero llegó ‘The Fall’. Eso la sacó de su retiro parcial. El personaje de la agente de policía Stella Gibson fue escrito pensando en ella, y le va como un guante. Gibson es una mujer sofisticada, inteligente y aparentemente fría que investiga crímenes contra féminas y, a la vez, redefine los roles tradicionales de género. En uno de los episodios insta al cuerpo de policía a dejar de encasillar a las mujeres como santas o putas. «Stella es feminista», sentencia Anderson. «Es, probablemente, el papel más fuerte que he interpretado hasta ahora. No se cansa de defender el derecho a la igualdad; en especial, cuando habla sobre las víctimas».

Ambientada en Belfast, The Fall también explora nuestros miedos más profundos e indaga en las sombras de vidas aparentemente apacibles. Es frecuente que los telespectadores comenten las pesadillas que les produce la serie. Anderson lleva la presencia del abismo con profesionalidad. «Tienes que alejarte del material para poder trabajar. Ya hice lo mismo en Expediente X. Soy buena compartimentando, aunque a veces decido no leer los guiones por la noche para no soñar con ellos».

Pero, entre tanta oscuridad, es imposible no fijarse en la belleza poco convencional de Anderson, su luminosa piel y, sobre todo, las magníficas blusas de seda que ya se han convertido en una seña de identidad del personaje. ¿Usted tuvo algo que ver en la caracterización? «Estaba en el guión», contesta la actriz. «La ropa encajaba con el personaje. Stella se viste para ella misma, es una persona con gusto y a la que le importa su aspecto. No se trata de un guiño a la moda», aclara.

Sin embargo, ha cambiado mucho desde los trajes de chaqueta anodinos que llevaba Scully. «Soy consciente de ello», dice entre risas. «Entonces, no me preocupaba la ropa. Yo tuve parte de culpa. No tengo mucho tiempo para dedicarle a la moda, pero progresivamente he aprendido a apreciarla como un arte, a admirar las piezas bien hechas».

Hoy luce un espacioso bolso de Céline, pero esta expunk nunca se ha apoyado en la alfombra roja para impulsar su trayectoria. «He observado casos. Me viene a la cabeza el ejemplo de Emma Stone. Llevó un precioso vestido rojo en una gala y la percepción sobre ella empezó a cambiar. Su perfil subió». No lo critica, aunque le preocupa que el sector dependa cada vez más de agentes externos para salir adelante. «Los actores deberían ser contratados por su talento. Cada año resulta más difícil hacer películas. Los estrenos se han polarizado entre producciones con mucho presupuesto o muy poco, hay mucho menos espacio para los filmes de tamaño medio, así que se contrata a quien se piensa que va a ayudar en la producción», añade.

Como intérprete, ha preferido no rendir pleitesía a Hollywood y le cuesta participar en el juego de la promoción frente a los medios de comunicación. «Las entrevistas televisivas me dejaban petrificada», ha declarado. «Tengo tendencia a salirme por la tangente, es mi manera de hablar», explica. «Ahora la promoción para vender la película forma parte del contrato, pero yo soy mala dando citas jugosas».

Tampoco le ve la gracia a las redes sociales. Prefiere comunicarse con sus fans directamente a través de su web, donde publica sus recomendaciones personales de libros y discos, promociona iniciativas solidarias y corrige a los periodistas. También la ha usado para zanjar las especulaciones sobre su rechazo a papeles en importantes series de televisión con los que más tarde han triunfado otros actores o las discusiones generadas sobre su relación con otra mujer. «Lo hago cuando mi punto de vista ha sido tergiversado. He tenido conversaciones perfectamente agradables, como ésta, pero que una vez publicadas se presentan de manera muy diferente. Ha resultado doloroso para otra gente. Nunca me he arrepentido de lo que he dicho. Es la interpretación, provocada por los prejuicios de otro, lo que me ha molestado».

Quizá todas esas especulaciones sean intentos por resolver el misterio que es Gillian Anderson. Ella, sin embargo, nunca se ha percibido de esa manera. «No me siento misteriosa cuando estoy en pijama o cuando voy a recoger a mis hijos al colegio». Y, con estas palabras, se despide amablemente del equipo de S Moda. En un momento, ya ha desaparecido.

http://smoda.elpais.com/articulos/gillian-anderson/5091

 

Single Post Navigation

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: